23 de Febrero de 2024
Director Editorial Lic. Rafael Melendez | Director General - Dr. Rubén Pabello Rojas

De sol a sol cortadores ganan 56 pesos por tonelada de caña

De sol a sol

Agencias/Coatepec, Ver.- (AVC) Con el sol sobre la espalda, un grupo de hombres mueven con agilidad y firmeza el machete afilado, avanzan con orden, cortan una a una de las cañas quemadas hasta reunir una tonelada que el ingenio de Mahuixtlán pagará en 56 pesos; si cortan 17, su jornal será de apenas 190 pesos.
Repletos de tizne que ni el sudor quita, los hombres de mayor edad se enfilan por las veredas y detrás de ellos van menores 13 y 15 años; y para intentar salvarse de la insolación llevan una garrafa con agua que el mismo sol calentó.
Están sabidos que lo esencial es llevar camisas de manga larga y de preferencia con cachucha integrada para protegerse de “la pelusilla” que sueltan las cañas, de lo contrario la comezón no los dejará trabajar desde el amanecer hasta lo más que resistan sus organismos.
Son los tiempos de zafra, es temporada de trabajo “mal pagado y mal valorado” pero no hay otra opción, así ha sido siempre, aquí los más amolados somos nosotros, según el ingenio paga IMSS pero si nos cortamos nos vamos a farmacias baratas, el Seguro los doctores no se dan abasto”, coinciden en señalar un grupo de cortadores de caña Óscar, César, José, Francisco y Sergio.
En el campo recién cortado se aprecia una camioneta, a un lado está una mesa que sostiene un termo con agua fría sabor horchata, una caja con pambazos, una jarra con café y pan de Xico, además de unos refrescos de cola; los han llevado los dueños de un predio: Manuel y Rocío, que preocupados por el solazo y la alta temperatura comparten los alimentos con los trabajadores.

 

De sol a sol 2


Los cortadores se acercan a refrescarse con un agua de horchata, “empezamos el corte el 15 de noviembre y termina en mayo; de antemano sabemos que la caña se corta lo más pegado a la tierra, ahí se concentra lo más dulce dónde hay más azúcar, le conviene al patrón que le cortemos bien y conviene al ingenio”.
Antes de cortar, quemaron previamente el terreno con las mismas hojas secas de la caña, “tienes que tener cuidado que no se te pase la lumbre al terreno de al lado o al limonar ese es de otro dueño, hay que tener cuidado ya hay mucho limón en esta zona”, refieren.


LO ÚLTIMO EN EL HERALDO