Autoridades no hacen cumplir la ley: Obispo   

 Autoridades no hacen cumplir la ley: Obispo   

 

 

 

 

 

 

Pide iglesia justicia para todas las familias.

AVC  NOTICIAS

ORIZABA

El obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, pidió justicia para la familia Cebada Tejeda, como para todas aquellas familias que han perdido a un ser querido de manera violenta, esto tras presidir la misa de cuerpo presente del hermano del vicario de la catedral San Miguel Arcángel, luego de ser asesinado el pasado domingo en el municipio de Mariano Escobedo.

"Pedimos a Dios por ellos, porque las autoridades y los niveles de gobierno se comprometieron a hacer cumplir la ley, cosa que no han estado cumpliendo, que el Señor los ilumine para que también en la aplicación justa de las leyes podamos vivir en tranquilidad en paz y armonía, y que en medio de todo esté Jesús con su paz, su misericordia y su perdón".

Cervantes Merino afirmó que aún y cuando parece que todo esto es oscuridad por todo lo que nos envuelve, como las actitudes o el ambiente que se tiene por la inseguridad, por la negligencia de quienes tienen que ponerle orden a la sociedad por la situación de la falta de vida y principios en las familias por todos este desorden que se experimenta vive y padece por parte de los cristianos la luz de Cristo ilumina la vida incluso en estos momentos de mayor oscuridad.

El prelado mando un mensaje de consuelo para su hermano el vicario de Catedral, Javier Yael, familiares y amigos de César Cebada, y también pidió por las personas que le quitaron la vida, para que se arrepientan de lo que han hecho, para que se conviertan y dejen de hacer daño a tantas familias que están viviendo este momento de dolor.

Esto durante la homilía que dio en el marco de la eucaristía de cuerpo presente que presidió en honor del ex trabajador del Instituto Mexicano del Seguro Social, César Cebada Tejeda, mismo que fue privado de la vida el pasado domingo y cuyos restos fueron encontrados en un terreno baldío del municipio de Mariano Escobedo.

Una vez culminada la ceremonia, enmedio de aplausos fue despedido de la catedral por sus compañeros de trabajo, quienes minutos antes le rindieron un homenaje en el Centro de Seguridad Social en donde laboraba actualmente.

Posteriormente el cuerpo partió rumbo al panteón municipal Juan de la Luz Enríquez, pero antes de llegar, sus familiares hicieron una parada por espacio de unos minutos en el área de urgencias del Hospital General número 1 del IMSS de donde también formó parte de esa área de trabajo.

Comentarios