Transporte turístico vive un respiro: Amotac

 

 

 

 

 

Hay temor de rebrote

AVC NOTICIAS

ORIZABA

El delegado regional de la Amotac en Orizaba, Aldo Romero Lezama, manifestó que el transporte del sector turismo en sus diferentes modalidades empieza a tener un pequeño respiro, aunque temen que el rebrote del Covid-19 en los diferentes estados, los vuelva a paralizar totalmente.

"El sector turismo en sus diferentes modalidades está empezando a tener un pequeño respiro, estamos hablando que a partir de que se nos dio un semáforo amarillo en el estado de Veracruz, la reactivación empezó a ser lenta pero estamos empezando a respirar en la parte del sector transporte turístico, de estar completamente en ceros estamos caminándole más o menos a un diez por ciento de nuestras actividades", dijo.

Confía en qué la temporada decembrina la puedan aprovechar, si no al cien por ciento, por lo menos al 50 de lo que normalmente trabajan.

"Claro que nos preocupa un rebrote y puedan cerrar algunos destinos, por eso estamos precisamente temerosos de que volvamos al semáforo naranja o rojo y que se nos cierren nuevamente esto, de lo que va de la mitad de octubre al día de hoy fue un pequeño muy pequeño avancé que tuvimos en el transporte turístico, entonces esperemos en Dios que no lleguemos a rojo para que podamos seguir avanzando".

Detalló que el transporte turístico está dando servicios principalmente a lo que es: Chignahuapan, en donde por temporada está la venta de esferas.

"Hoy en día estamos yendo a Zacatlán con la venta de sidras, por supuesto la Ciudad de México que por siempre es destino y bueno se prestan algunos destinos religiosos como peregrinaciones a Juquila y La Basílica de Guadalupe, entre otros santuarios más".

Romero Lezama mencionó que todos estos lugares turísticos cuentan con sus debidas restricciones para no generar aglomeraciones y la propagación del Covid-19.

"Por supuesto que hay restricciones, en muchos lados no nos permite trabajar al cien por ciento con la capacidad de pasajeros, como en Juquila que hay muchas restricciones, solamente nos piden un 30- 40 por ciento de la capacidad de un autobús para poder entrar al santuario, entonces sí nos pega y nos merma la reactivación del trabajo en el transporte turístico".

Reiteró que estás restricciones les afectan económicamente, ya que si en un autobús normalmente caben entre 45 a 50 pasajeros, actualmente deben viajar limitados.

"Aunque no hay como tal una restricción por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para el mínimo de pasajeros, si se nos pide y estamos dando por supuesto las normas de precaución, cómo tomar temperatura en el ascenso a los autobuses, por supuesto los estamos sanitizando con ozono desinfectado y además ponemos tapetes desinfectantes, uso de gel, como del cubrebocas obligatorio durante todo el viaje a nuestros pasajeros".