No hay sentenciados por asesinato de María Angélica 

 

 

 

 

 

 

 

Solo hay tres detenidos.

PERLA SANDOVAL/AVC

XALAPA

A un año de la desaparición de la odontóloga María Angélica Manda García, cuyo cuerpo fue hallado siete meses después en Puebla hay tres detenidos pero hasta ahora ningún sentenciado.

Amigos y familiares acudieron a plaza Lerdo a colocar la imagen de la xalapeña de 38 años edad y con veladores exigieron a las autoridades que este caso no quede impune como tantos otros.

Su sobrina, Shirley Cornejo, señaló que desde el inicio de la investigación de la Fiscalía en Puebla ha habido irregularidades porque no se les permitió el acceso a la carpeta de investigación y dudan que el presunto robo fuera la causa real del asesinato de la mujer que acudió el 11 de enero 2019 a Chignautla, en el municipio de Teziutlán, Puebla, a un paseo junto con su asistente, el novio de sus asistente y dos menores de edad.

"Desde que empezó todo hace un año todo fue mal en Puebla, no nos quisieron dar acceso a la carpeta, la ficha nos la dieron después de mucho tiempo, hubo muchas irregularidades (...) Se suponía que había sido un asalto pero no lo fue porque estaban las pertenencias y es algo que todavía se discute en las audiencias", señaló.

Pasó el tiempo pero todas las pertenencias de “Angie” como cariñosamente le decía, siguen esperándola, su consultorio sigue intacto.

“Queremos tenerlas ahí y que alguien de nuestra familia estudie odontología y se le pasen sus cosas. Ella ya llevaba ejerciendo 10 años, empezó trabajando para alguien y luego se fue haciendo de sus cosas y puso su clínica”.

Shirley Cornejo recordó que durante el tiempo de su desaparición, los familiares y amigos se desplazaron a Chignautla para hacer la búsqueda de la odontóloga, pero no tuvieron resultados; desafortunadamente meses después el cuerpo fue hallado justo donde ya habían hecho la búsqueda, para entonces solo pudieron encontrar huesos.

“En todo ese sitio ya se había buscado y no había nada y a los meses se encontró en ese lugar (...) Se le hizo una prueba de ADN, antes de que la prueba fuera positivo el papá de mi tía, mi abuelito falleció y pues mi abuelito se fue sin saber qué había pasado con lo de mi tía”.

Por ello, la familia considera que el cuerpo de Shirley fue colocado en ese sitio para que la encontraran.

Shirley Cornejo admitió que aunque el Gobierno de Veracruz intervino para que el caso no quedara en el olvido, esta no fue la que hubieran esperado para lograr justicia en este caso.

“Queremos justicia y saber lo que realmente pasó con mi tía, qué fue lo que le hicieron y no queremos que este caso quede impune como otros casos, que este sea la diferencia y se haga justicia”.