Barloventeando El campo con agua, salva al país

Luis Martínez Wolf

Sigo con mis necedades respecto a la riqueza desaprovechada, ignorada, despreciada, el enorme potencial de agua para darle el uso que más convenga o dispongan quienes tienen el poder, lo he repetido, insistido y propalado, tenemos una enorme cantidad de agua para uso potable, agrícola, pecuario e industrial y en lugar de aprovechar esa riqueza, se emiten leyes prohibiendo el uso de un recurso que botamos al mar en forma inexplicable, solo los enemigos de México son capaces de continuar despreciando la riqueza hídrica de que disponemos, se ufanan con disposiciones increíbles prohibiendo y castigando a quien se atreve a dar aprovechamiento, a lo que los gobernantes consideran un esquilmo, al que no se le da uso, pues no sirve para nada, bueno, sirve para dar chamba a inútiles que vigilan a quienes dan aprovechamiento a la riqueza.

Doy, reitero algunos valores, espero se entienda una parte, sería de gran utilidad para evitar andar castigando agricultores o pretendiendo emitir leyes para cobro de un recurso en el campo que hoy se tira, afortunadamente, algunos legisladores dijeron ¡NO! a la idiota ley que pretendía imponer alcabalas al aprovechamiento del agua en el campo, hoy la libramos, pero los emite leyes a lo pendejo, seguro repetirán la negativa iniciativa, y en un momento de atolondramiento alcabalero, la aprueban y paralizaran al campo, más de lo que ya está.

En el país se da una precipitación pluvial media anual del orden de 1600 kilómetros cúbicos, de ese volumen se evaporan aprox. 1000 Kmts. Cúbicos anuales, por lo que quedan en el subsuelo y superficial más o menos 600 Kmts. Cúbicos, si consideramos que un Kmt. cubico es igual a 1000 millones de metros cúbicos, resulta que nos quedan aprox. 600,000 millones de metros cúbicos anualmente, de esa agua pluvial, en Veracruz tenemos un escurrimiento superficial del orden de aprox, 35% del total nacional, eso nos da 210,000 millones de metros cúbicos, sin ningún remordimiento, permitimos que la mayor parte se vacíe al mar, sin aprovechamiento alguno, solo para desalinizar un poco la ribera o litoral marítimo.

Estamos mal, oír que muchas personas se mueren de sed o carecen del vital líquido para atender las necesidades del hato ganadero, es increíble, intentar perforar un pozo superficial a no más de veinte o treinta metros, es un pecado, falta que está tipificada como grave delito por CONAGUA, se prefiere ver morir a los animales y enfermar a los humanos, antes que considerar la posibilidad de perforar pozos en forma libre, tal vez un permiso sin mayores normas, seria la salvación del campo,

Si además permitimos, promovemos se impulse la agricultura y ganadería tecnificada, provocaría una empleomanía dinámica, riqueza para los inversionistas y buenos salarios para los hoy muertos de hambre o emigrantes que tantos problemas causa a la incapaz o ineficiente autoridad. Ahora si, hay aguas. ¡AGUAS!

Comentarios