Incertidumbre por estado de salud de Obispo Emérito

Incertidumbre por estado de salud de Obispo Emérito

 

 

 

 

 

Pide Arzobispo mantener oraciones por él.

Yhadira Paredes

Xalapa

La feligresía católica de la Arquidiócesis de Xalapa debe estar alerta ante lo que pueda ocurrir con el cardenal y obispo emérito, Sergio Obeso Rivera, quien lleva varias semanas mal de salud y por el que el arzobispo Hipólito Reyes Larios pidió mantener las oraciones.

Recordó que la salud del Cardenal es sumamente delicada y aunque se ora por su mejoría, se sabe que en cualquier momento podría morir.

En la homilía de este domingo en la Catedral Metropolitana, el sacerdote católico recordó que todos tienen aprecio por el cardenal y obispo emérito, Sergio Obeso Rivera, cuya situación de salud mantiene en la incertidumbre a la feligresía católica.

“Estamos a la expectativa porque sabemos que está teniendo la salud, los cuidados, la cercanía de varios de sus familiares, muchas religiosas, sacerdotes, en lo que se puede, pero participamos por medio de la oración, estamos siempre pendientes y esperando su alivio, que se recuperara y volviera a sus actividades”.

Sin embargo, reconoció que también se tiene que esperar que Dios venga por él, pues esa es la otra posibilidad, por lo que cuando llegue el momento deben estar preparados, con las lámparas encendidas y la cintura apretada.

Por otra parte, aseveró que la fe garantiza que si se vive bajo la gracia de Dios, esforzándose, tratando de cumplir los mandamientos y de forma ordenada, sin ofender a los demás y haciendo el bien, se hace la mejor espera.

Ahí recordó lo escrito por Sergio Obeso en donde dice que “esta vida es muy hermosa, pero estoy bien consciente de que no es la definitiva, que nos encaminamos hacia el encuentro definitivo de Dios y su cariño a la Virgen de Guadalupe”.

Confió en que el Cardenal está preparado, pero se ha pedido oración en todo el país, pero tenemos que estar vigilantes.

Además recordó que la Iglesia siempre reconoció al obispo emérito, por lo que asumió diversos cargos y ha teñido satisfacciones como la canonización de monseñor Rafael Guízar, la creación de dos diócesis como Córdoba y Orizaba, su nombramiento como cardenal, entre otros.

“Cuando el señor lo llame, le va a decir: #siervo fiel y prudente, entra a gozar del gozo de tu señor”,

Finalmente, señaló que además de estar a la expectativa por la situación del Cardenal, en la diócesis de Córdoba su obispo se ha enfermado y está en Monterrey convaleciendo; el padre Sergio de la Fuente fue operado; el Padre Arturo Gasperín está en tratamiento de quimioterapia y otro en una situación muy difícil es Justo Domínguez.

Comentarios