Sippina debe continuar: AC       

 

 

 

 

 

 

VERÓNICA HUERTA/AVC

XALAPA

El Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) “es relevante y necesario”, sin embargo desde su creación en el año 2015 a la fecha, este organismo incumple con sus atribuciones de generar políticas públicas desde el más alto nivel de decisión gubernamental donde todas las niñas, niños y adolescentes puedan exigir y ejercer sus derechos humanos, ya no como objetos de protección, sino como responsables de decidir y opinar lo que consideran mejor para ellas y ellos, señaló la secretaria técnica de la Organización para el Desarrollo Social y Educación para Todos (Odisea), A.C, Xóchitl Meseguer Lemus.

 Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la posible desaparición del Sipinna, la defensora de los derechos de la niñez consideró que este organismo debería de conservarse y hacer valer la ley que lo rige.

Explicó que de acuerdo con una evaluación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el año 2018, el Sipinna resultó un organismo autónomo “muy ineficaz”, porque incumplía con su atribución de exigir a las secretarías del gobierno federal que sus políticas públicas y programas fueran enfocadas en apoyo a la niñez.

“Se encontraron y detectaron que no había cumplido con sus funciones, como asegurar que lleguen los servicios de Educación y Salud, y el Sipinna no dice nada, y tampoco defiende a los niños migrantes, no vela el interés superior del niño, no está atento que no sufra abusos o violencia” explicó.

Otro ejemplo de que el Sipinna incumple con velar por los intereses de la niñez es que en vez de exigirle a la secretaría del Trabajo federal que se creen programas que ayuden a garantizar los derechos a los niños, niñas y adolescentes trabajadores, lo que hicieron fue entregar medallas.

Expuso que en México hay más de dos millones de niños y niñas trabajadores en México y el presupuesto federal que hay al año para ellos es de cinco millones de pesos, esto es 2.50 centavos al año por niño trabajador.

“Es un programa opaco de la Secretaría del Trabajo federal, y cuando te metes indagas y descargas qué puedes hacer con cinco millones de pesos con tanto niño trabajador, pues le dieron reconocimientos y medallas a los agricultores, empresas, agricultura, norte de México que cumplieron con la ley que no emplearon niños” finalizó.