En el SDTEV descuidan a agremiados: maestra 

 

 

 

 

 

 

VERÓNICA HUERTA/AVC

XALAPA

Desde hace cinco años hay una “disputa de poder” al interior Sindicato Democrático de Trabajadores de la Educación de Veracruz (SDTEV) que afecta a los agremiados, porque sus líderes en vez de ocuparse en resolver los problemas laborales, se dedican a pelear entre ellos, acusó la maestra jubilada originaria de Zongolica, Margarita Francisca Guevara Marín.

Expuso que tiene una deuda con la empresa financiera Intermercado, lo que ha ocasionado que sólo reciba un pago de pensión de dos mil pesos mensuales, situación que tampoco han podido solucionar los secretarios generales del SDTEV, Oswaldo Ahumada, Rafael Sosol y Miguel Plascencia.

“Andan peleándose el poder y descuidan los trámites de nosotros como agremiados, ellos tres nos buscan pero no para resolver nuestros problemas, sino para acceder al poder, yo no vengo a atacar a nadie, sólo quiero que me resuelvan mis pagos, no tengo dinero y estoy enferma” expresó la profesora jubilada por enfermedad.

Refirió que hace años entregó la documentación al Comité Directivo del SDTEV para que pudieran tramitar el Fondo de Beneficios Complementarios (FBC) y la obtención de media póliza ante la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), pero los liderazgos entregaron los papeles a destiempo, dado que se les perdieron.

“Estoy culpando al sindicato SDTEV, quienes están disputando el poder desde hace más de cinco años. Yo entregué expedientes a ellos porque su trabajo es atender agremiados y es la fecha en que no he podido recibir esos pagos, porque fueron tramitados fuera de tiempo y apenas hace dos semanas me notificaron que mi pago de FVS no me lo van a dar porque mi solicitud entró extemporáneo” afirmó.

Guevara Marín informó que laboraba en la escuela primaria Enrique C. Rébsamen” ubicada en el municipio de Los Reyes del Distrito de Zongolica, pero la SEV la pensionó porque enfermó de parálisis facial cuando adquirió el virus cisticercosis.

“El ojo no lo puedo controlar, solamente me controlan con vacunas, pero no las han podido aplicar en mi rostro por la pandemia, y ya no aguanto. Pido el apoyo económico, que me ayuden, a mí me pensionaron nada más con el 80% de aguinaldo, porque no pude trabajar los 30 años, nada más trabajé 28 años y me enfermé”, finalizó.