Padres de joven desaparecido temen por su vida

 

 

 

 

 

 

Presunto culpable está libre en Poza Rica   

Verónica Huerta/AVC

Xalapa

Para los padres de familia Gerardo Calleja Martínez y Noemí Martínez Martagón, el 09 junio es una de las fechas más tristes porque les arrebataron la felicidad de festejar el cumpleaños de su hijo, Luis Alberto Calleja Martínez, al ser víctima de privación ilegal de la libertad por policías federales y municipales. La madre de familia pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador que se haga justicia, porque las vidas de ella y su esposo están en peligro, luego de que el magistrado del Primer Tribunal Unitario del Séptimo Circuito del Poder Judicial de la Federación, Alejandro Javier Hernández Loera, dejó libre a uno de los policías federales, Antonio de Jesús Ordoñez Cabrera, que participó en la privación ilegal de la libertad de su hijo. “Tenemos miedo, porque cuando esa persona estuvo en la cárcel y el juez de Poza Rica le dictó sentencia, él dijo que iba a salir y nos íbamos a ver las caras, él tiene dos años que salió libre y ya está activo trabajando, y nosotros no sabemos nada de nuestro hijo”, expuso. Recordó que el 18 de septiembre del 2010, Luis Alberto con edad de 24 años, fue levantado por cuatro policías federales y municipales en la avenida 20 de noviembre en la cabecera municipal de Poza Rica, al salir de la discoteca Gabinos. “Yo le he mandado cartas al presidente López Obrador pero nunca me contestó, pero conociéndolo, viendo que no atiende a las víctimas, cómo dicen nuestras compañeras, tenemos que ser madres de delincuentes y narcotraficantes para que nos pele, a nosotras no nos hace caso” señaló. El otro policía federal que participó en la privación ilegal, Víctor del Ángel, se encuentra en una cárcel de Oaxaca, y aunque le han solicitado que informe que pasó con Luis Alberto, el reo hace uso de su derecho de no hablar. Refirió que a consecuencia de las amenazas del policía federal libre Antonio de Jesús Ordoñez Cabrera, originario del municipio de Tuxpan, ella y su esposo fueron desplazados de Poza Rica, para tratar de salvar sus vidas. Finalmente la madre de familia expresó “sentimos mucho dolor, así como yo, hay otra compañeras que llevamos diez años sin saber de nuestros hijos, y el gobierno no nos ayuda, al contrario hemos visto como liberan a los delincuentes. No sabemos nada de mi hijo, le hemos rogado al policía federal que está en la cárcel, que diga qué le hicieron a mi hijo”, expuso.