Perduran juguetes tradicionales y pedagógicos

 

 

 

 

 

JOSÉ JUAN GARCÍA/AVC

VERACRUZ

Los juguetes tradicionales mexicanos y pedagógicos perduran en el agrado de los padres de familia en la temporada del Día de Reyes pese a que las peticiones de los menores de edad giran en torno a pasatiempos modernos y de moda.

Además de que el costo de los juguetes tradicionales mexicanos y pedagógicos resultan baratos en comparación con los pasatiempos modernos y de moda, incluso las tabletas y teléfonos celulares.

Baleros, yoyos, carritos y casitas de madera, muñecas de trapo y otros figuran entre los juguetes tradicionales mexicanos, los cuales elaboran artesanos como Emilio Manjarrez, originario de Toluca, Estado de México, quien participó en la Feria del Juguete Veracruz 2021 que se instaló en el parque Reino Mágico de esta ciudad de Veracruz.

El comerciante comentó que se trata de innovar en los juguetes tradicionales mexicanos para que se mantengan en el gusto de los niños.

“Hemos tratado de rescatar la tradición igual innovando los juguetes, por ejemplo, a los carritos metiéndoles personajes que a los niños les llaman la atención, personajes que están de moda, como Batman, El Hombre Araña, los que van al día, tratamos de innovar, de ir a la vanguardia también, para que se siga consumiendo el juguete tradicional, 100 por ciento artesanal”, expresó.

El costo de los juguetes artesanales oscila entre los 30 y los 1,200 pesos, pero Manjarrez aseguró que son accesibles al costo del bolsillo de los padres de familia. Por su parte, Maximino Juárez, originario de Teziutlán, Puebla, se dedica a la venta de juguetes pedagógicos, como rompecabezas, damas chinas y otros, que ayudan a despertar la mente de los menores de edad.

“Los niños ya no quieren este tipo de juguete, quieren celulares, bocinas, play boy, televisión, no les importa el material educativo que les permite mentalizar su cerebro, para que más grandes no se les compliquen las cosas”, agregó.

El artesano refirió que maestros compran ese tipo de juguetes para sus alumnos con la finalidad de que agilicen su mente. Por último, el entrevistado destacó que el juguete pedagógico oscila entre los 40 y los 100 pesos, que resultan más baratos que un teléfono celular u otro aparato tecnológico.