Veracruzanos en espera de créditos a la palabra

 

 

 

 

 

 

JOSÉ JUAN GARCÍA/AVC

VERACRUZ

Veracruzanos beneficiarios de los créditos a la palabra que el Gobierno Federal otorga a comerciantes, taxistas, meseros y trabajadores independientes se quejaron de que recibieron la tarjeta bancaria correspondiente en noviembre pasado, pero sin fondos y sin activación, por lo que los tienen a las vueltas en el Banco del Bienestar.

Cientos de veracruzanos acudieron a las oficinas del Banco del Bienestar, que se ubican en la avenida Independencia, en el Centro Histórico de esta ciudad, para tratar de cobrar los 25 mil pesos que prometió entregar el Gobierno Federal como apoyo para sortear a la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, los responsables de la sucursal del Banco del Bienestar informaron a las personas que acudieron este lunes que solo atenderían a quienes estaban anotados en tres listas, que incluía a 77 beneficiarios para pasar a ventanilla a validar la tarjeta y a 17 para el cobro del crédito a la palabra.

El anuncio provocó molestia en los presentes, ya que hubo quienes llegaron a formarse afuera de las oficinas de la sucursal del Banco del Bienestar desde las nueve de la noche del domingo.

Clara Luz, veracruzana beneficiaria con el crédito a la palabra, informó que recibió la tarjeta del Banco del Bienestar desde noviembre y le ha sido imposible recibir los 25 mil pesos que prometió el Gobierno Federal.

La comerciante comentó que todavía intentó cobrar el crédito a la palabra en los días del 2020, pero solo la anotaron en una lista para atenderla en el transcurso de este lunes.

“Desde noviembre, pero hay quienes la tienen desde octubre, no nos ha caído el dinero, desde el 30 (de diciembre) estamos aquí y el 31 se hizo una lista y dijeron que no, que no nos iban a pagar hasta hoy, pero nada del crédito a la palabra, desde noviembre nos cayó la tarjeta, llevamos muchos días con vueltas”, expresó.

Cabe mencionar que uno de los encargados de la sucursal del Banco del Bienestar tuvo que solicitar el apoyo de elementos policiacos para tratar de establecer el orden afuera de las oficinas ante la inconformidad que se generó tras el anuncio del número de personas que serían atendidas en el primer día hábil del 2021.