QUEDA PRENSADO EN SU VOCHITO

QUEDA PRENSADO EN SU VOCHITO

Le acababan de decir que dejara de tomar, por lo que se marchó solo para chocar de frente contra un camión urbano

 

Manuel Monroy

Tihuatlán.- Prensado dentro de su mini auto que quedó partido en dos tras chocar de frente contra un autobús de pasaje murió un empleado de 24 años en la región de Tihuatlán, al norte del estado cuando se dirigía a seguir festejando la llegada de 2014.

Los lamentables hechos que enlutaron a una familia a horas de haber recibido el Año Nuevo se registraron en calles de la colonia Centro del municipio de Tihuatlán, al norte del estado cuando José Sánchez González, de 24 años, conducía un sedán modelo atrasado en dirección a un centro nocturno para continuar las fiestas de recibimiento de 2014.

Y es que a decir de los familiares y amigos, el hoy occiso estaba tan ebrio que se molestó cuando sus parientes le dijeron que dejara de tomar, pues sabían que se ponía muy agresivo y prepotente. Sánchez González tomó las llaves de su coche y enfiló hacia la carretera, pero como iba en estado etílico avanzado, chocó de frente contra el camión de servicio urbano número económico 218 de la ruta Álamo de manera dramática.

Incluso, por la fuerte velocidad, el camión partió en dos al Sedán que terminó arrastrando varios metros hasta detenerse por la inercia dejando a su ocupante prensando entre los fierros retorcidos del vehículo. Al lugar llegaron familiares y amigos quienes no podían creer lo que veían.

Oficiales de la Policía implementaron un operativo para localizar al chofer del camión, pues huyó luego del percance. Peritos forenses, agentes de la Agencia Veracruzana de Investigaciones y el titular de la Agencia del Ministerio Público tomaron conocimiento de los hechos y personal de rescate realizó la liberación del cadáver. Los familiares dijeron que le habían dicho que parara de tomar cervezas, pues andaba de parranda desde horas antes festejando la llegada del Año Nuevo. Ahora, velarán el cuerpo del empleado para darle cristiana sepultura.

Comentarios