Los Políticos/ La dicotomía del PRI

Normal 0 21 false false false ES-TRAD X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:Arial; color:black; mso-ansi-language:#000A;}

Los Políticos/ La dicotomía del PRI

 

Salvador Muñoz

 

La dicotomía del PRI

 

El PRI, en estos momentos, es la dicotomía antagónica perfecta… por un lado, hay enfado, decepción, molestia… por el otro, fiesta, algarabía, hasta un dejo de esperanza… pudiéramos decir que es parte de la vida política de cualquier partido pues nunca se puede tener a todos contentos, y hay quienes pudieran asegurar que esto, el blanco y negro del PRI, es un suceso que se vive en cada proceso electoral a la hora de las candidaturas y luego viene la operación cicatriz y entonces, todo es paz, armonía, unidad dentro del partido, pero antes, las condiciones eran otras… era el partido en el poder donde la militancia era “cosificada” a su máxima expresión y la voz del Primer Priísta del Estado era la única que contaba… el resto, nomás obedecía e idolatraba al jefe máximo.

Hoy se supone que sin Gobernador, la jerarquía debería de recaer en el presidente del CDE del PRI, Américo Zúñiga Martínez, pero al estar inmersos en un periodo electoral donde ha de disputarse la gubernatura de Veracruz, la estafeta se pasa al candidato a Gobernador, Pepe Yunes Zorrilla. Aunque una cosa es lo que se supone y otra, faltaría ver si el peroteño asume como tal el supuesto, es decir, si se siente el líder, el pastor, el guía de un partido que hoy más que nunca requiere de esa figura.

II

Me dio gusto ver a dos amigos celebrando sus pretensiones de ser candidatos por el PRI para Veracruz por los distritos IV y XII: Raúl “El Comas” Zarrabal y Sheila Flores Tenorio. En el caso del “Comas” sólo tengo duda de que cumpla su palabra… con su compañera de partido Fabiola Nava, porque se comprometió a correr como lo hace la dama todos los días, y nomás no se ve para cuándo… hemos de suponer que se le atravesó la burocracia partidista para su registro y que por eso no ha cumplido esa carrera. En el caso de Sheila, en las redes sociales la respuesta a su registro como precandidata es interesante; pero cuando veía este boceto de felicidad que se fundió con el de Juan Lavín (Córdoba), Lilia Christfield (Poza Rica), Ana Bertha Mejía Lozoya (Álamo), Arianna Angeles Aguirre (Coatepec), la mujer de las redes, Marjorie Oropeza (Coatzacoalcos), y Marilda Rodríguez Aguirre (Xalapa rural), entre otros, apareció el mensaje de Carla Enríquez Merlín.

III

Carla Enríquez Merlín, hija de la ex diputada Gladys Merlín, decide dejar sin efecto su registro como precandidata aduciendo una “decisión personal”. Ella era la carta fuerte del PRI por Cosoleacaque. Se habla de lo que se ha dicho en otros casos donde los aspirantes se quejan de muchas irregularidades (que ellos suponen) de los encargados de esos menesteres propios del registro… ya a uno le hicieron perdedizo sus documentos, ya a otro le pidieron el pago de una cuota, y ahora se cuenta de un dejo de majadería para con la oriunda de Cosoleacaque.

Algo ha de haber ocurrido, porque no hay que pasar por alto que la madre de Carla, sea de manera indirecta o directa, tiene una cercanía con Pepe Meade Kuribreña a través del hijo de su pareja Rafael Grajales Sansores, pues Rafael Grajales González lo ubican como el secretario privado del candidato del PRI a la presidencia.

La interrogante ahora es quién por Cosoleacaque… ¿un Vázquez Parissi… o Cuauhtémoc Cadena?

IV

Pero no todo es tan negro o gris en el PRI. Si ayer se citaba / criticaba a Pedro Montalvo, alcalde que se registró como precandidato por Zongolica, el turno es para Denisse Uribe Obregón, pero en sentido contrario… ella fue invitada por el presidente del PRI a participar como candidata a la diputación por Cosamaloapan, pero optó por mantenerse como regidora en el ayuntamiento de Acayucan, como una forma de congruencia política. Sí, pudo ir en pos de la curul, pero no lo hizo… creo que eso habla bien de ella.

V

En fin, el PRI vive en estos momentos esta dicotomía antagónica, donde unos festejan y otros reclaman; unos sienten al partido, otros lo ven lejano, y pues al final, todas las expresiones son tan válidas, como la de Martín Ramos Rivera, priísta boqueño, quien cita que “por más que se haga para que no se note, hoy tenemos un PRI más dividido, más rechazado y más endeble”... aunque algunos de sus amigos, digan lo contrario.

 

smcainito@gmail.com

 

Comentarios