DESDE A JANELA/ LA CUESTIÓN CATALANA: ¿LEGAL O NO?

DESDE A JANELA/ LA CUESTIÓN CATALANA: ¿LEGAL O NO?

 

 

 

FELIPE DE JESÚS FERNÁNDEZ BASILIO

LA CUESTIÓN CATALANA: ¿LEGAL O NO?

El viernes 27 de octubre de 2017 fue aplicado el artículo 155 de la constitución española al gobierno local catalán con el cual el gobierno español, previa aprobación de su Senado decretó la práctica desaparición de poderes en Cataluña; por medio del que cesaron a todas las autoridades locales y disolvieron al parlamento local, el cual quedó en funciones pero acotado en sus facultades, ya que no podrá formar gobierno hasta en tanto sea electo uno nuevo, lo que ocurrirá según el decreto poco después de mediados de diciembre.

Tan extrema medida fue tomada debido a que la Generalidad Catalana (así es como se llama ahí al ejecutivo local) con sus acciones se salió del orden constitucional al que está obligada a seguir, ya que como sabemos los gobiernos democráticos derivan de un orden constitucional.

Dichas acciones consistieron en convocar a un referéndum para consultar a la población catalana si deseaba independizarse de España o no y la posterior declaración unilateral de independencia según ellos basada en el resultado de dicha consulta.

Mas el problema fue que el referendo no fue legal ni mucho menos hubo certeza en su resultado, ya que dicha votación al no estar prevista en el ordenamiento constitucional ni tampoco de la manera en que se convocó, en el Estatuto de Autonomía de Cataluña (ya que éste exige la votación de dos terceras partes del parlamento catalán y fue ordenado con una mayoría simple), la consulta no se sujetó a las reglas que dan certeza a una elección, ni siquiera en los más mínimos estándares internacionales, y así mismo no votaron en ella todos los catalanes sino solo lo hizo una minoría, con la cual fue fácil manipular los resultados.

Sin embargo, con base en la mencionada votación la Generalidad de Cataluña junto con su parlamento declararon unilateralmente la independencia de dicha región, lo cual motivo que el Gobierno Español desapareciera los poderes locales de Cataluña, actuación que es absolutamente legal y que esta vez le tocó llevarla a cabo a Rajoy pero que cualquier Presidente de España hubiera actuado de manera similar y como muestra de ello es el contundente respaldo que obtuvo la propuesta de desaparición de poderes en el Senado de ese Reino.

El independentismo catalán no es un fenómeno nuevo, ya que se ha dado desde la época en que llegaron los Borbones a la Corona española a principios del siglo XVIII, ya que éstos como buenos franceses impusieron un centralismo absoluto en todos los territorios españoles y como consecuencia de ello abolieron los diversos fueros locales que desde la edad media existían en España, ya que la unión que protagonizaron los Reyes Católicos se basó en la separación no solo de cada corona (Aragón y Castilla), sino incluso se preservaron los fueros locales de cada región, de ahí el origen del federalismo español actual.

Y en dicha abolición de fueros locales acabaron con la Corona de Aragón (de la cual desde la edad media Cataluña era parte) como Reino Independiente llegando esas reformas hasta estos lares, ya que antes de los Borbones éramos el Reino de la Nueva España, y se implantó un solo reino español totalmente centralizado, el cual fue atenuado con la Primera República en el siglo XIX, así como en la época de la restauración monárquica de los Alfonsos, luego fue restaurado de nuevo el centralismo por causa del golpe de estado del general Primo de Rivera (el padre del fundador de la Falange) a principios del siglo pasado, el cual fue disminuido en la Segunda República y vuelto a instaurar con más furia en tiempos del general Franco.

Ese centralismo provocó una serie de oleadas de inconformidad por parte de los catalanes, ya que se vieron despojados de sus fueros y tradiciones e incluso hasta del uso de su lengua, las cuales se manifestaron con mayor fuerza en el siglo XX; sin embargo, con la restauración de la democracia española a la muerte de Franco, esos temores quedaron sin justificación, ya que al reorganizarse el Estado Español se creó un federalismo para las regiones españolas tan grande que incluso se les llama comunidades autonómicas y en el caso catalán éste es aún mayor que en el de otras partes de España, debido a que hasta el uso principal de su lengua es permitido al igual que en el País Vasco, en Navarra y en Galicia y al aprobarse la actual constitución española lograron muchas libertades administrativas y no hay que olvidar que al hacerse el referéndum para ratificar la constitución Española, en Cataluña fue aprobada con el 90% de los votos populares.

Por supuesto que no hay que pasar por alto que los independentistas catalanes basan su petición en el principio de autodeterminación de los pueblos, el cual establece que cualquier pueblo colonizado o sometido por uno extranjero puede optar por su independencia; sin embargo dicho principio no aplica en este caso, ya que como todo principio de derecho, éste se encuentra regulado por una normatividad jurídica y en el caso que nos ocupa dicha normatividad es la Constitución Española, toda vez que los mismos catalanes en su momento la refrendaron, razón por la cual ésta es jurídicamente vinculante para ellos y para lograr su independencia primero deben de lograr la modificación de la misma en los términos en que dicha constitución establece y en el hipotético caso de lograrlo, deben además de seguir los pasos que se establezcan para tal efecto; ya que de no hacerlo así estarán, como bien lo señaló Mariano Rajoy en su intervención ante el senado, vulnerando cualquier norma jurídica y por lo mismo atentando contra la convivencia humana, ya que el derecho no es otra cosa más que la norma que rige cualquier relación entre humanos.

Por lo tanto y para responder a la pregunta planteada en el título de esta columna, se puede decir que la cuestión catalana al momento es ilegal y por lo mismo bien hace el gobierno mexicano en negar cualquier reconocimiento a una pretendida República Catalana que de jure no existe.

felfebas@gmail.com

Twitter: @fefebas

 

 

 

Comentarios