Salvador Muñoz - Héctor y Pepe

 

Pepe: Da a conocer sus actividades al interior del Senado, como por ejemplo, en lo que respecta a salud, la ley que establece que la atención y tratamiento del cáncer durante la infancia y adolescencia será materia de salubridad general; o bien, ya la reunión con funcionarios de Bancomext y Relaciones Exteriores para tratar el asunto de la condonación de la deuda de Cuba con México. En lo que respecta a su trabajo en Veracruz, ya está en la inauguración de la delegación de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente o si no en labores de gestoría, como en San Andrés Tlalnelhuayocan, donde entregó mobiliario escolar y atendió a estudiantes, padres y maestros en diversas peticiones. También se reúne con cañeros para platicar sobre la reforma fiscal y el impacto en este sector o también es invitado por el Colegio Nacional de Ingenieros Civiles donde fueron certificados algunos paisanos.

Como habrán visto, las actividades difundidas por los Yunes rojos son totalmente diferentes. Uno, podría decirse, más populachero, de simpatías, ocurrente; otro, frío, concreto, preciso, sin alharacas.

Ambas prácticas, en la política, son válidas y cada uno de los Yunes está en su derecho de emplear la que mejor le convenga para sus intereses primarios. ¿Y cuáles son esos intereses primarios?

A ojo de buen cubero, para Héctor pareciera que es darse a conocer entre la gente, entre la raza, entre el pueblo, aunque suene contrario a lo que asegura: que las encuestas lo ubican en primer lugar en las preferencias rumbo a la sucesión.

Por el lado de Pepe Yunes, pareciera que pretende dar a conocer su trabajo como Senador, sus actividades y por allí alguna que otra gestión y hasta actividades “sociales”, si se puede.

Se insiste, es claro que ambos Yunes tienen su modo de matar pulgas y ya sea con uñita, con agua y jabón, con talcos o collar, su método es válido pero están pasando por alto algo, ambos, aun con sus diferencias de estilo y de hacer política, una de sus coincidencias los pone en un mismo plano que en lugar de ayudarlos, los debilita en estos momentos: su priismo.

Preciso: Dije “en estos momentos”…

Las políticas fiscales, propuestas por un Presidente priista y avaladas por diputados y senadores priistas (aunque también panistas y otros de izquierda), que aún no se reflejan en el bolsillo de los mexicanos y de los veracruzanos (como realmente quisiéramos), en poco abona a sus pretensiones con miras al 2016, y ellos lo saben. Tan es así, que los dos, en los 85 años de vida del partido, lo omitieron en sus redes sociales. ¡Claro! en este momento, esas pulgas no brincan en su petate...

Comentarios