Manuel Rosete Chávez - Comunicación en crisis

 

Los resultados de la tarea de Gina Domínguez son muy positivos, aunque el desgaste a que se sometió terminó por propiciar su relevo.

Qué fácil es llegar a ocupar esa oficina si se cuenta con el apoyo incondicional del gobernante; recursos para pagar con puntualidad los compromisos que se hacen con los medios y autoridad moral para tratar al gremio, es decir llegar precedido de una trayectoria decorosa como periodista, con eso es suficiente para salir adelante.

Pero que difícil debe ser enfrentar una bola de nieve que la administración anterior construyó a fuerza de corromper todo lo que oliera a medios de comunicación. Gina Domínguez enfrentó ese gran problema; compromisos económicos con seudo periodistas, otros multimillonarios con mercenarios de la comunicación y, lo que es peor, las arcas de la administración secas.

Alfredo Gándara Andrade pasó por la Coordinación de Comunicación Social sin pena ni gloria, él no hizo nunca nada, para qué, si el gobernante se entendía directamente con los propietarios de los medios, con los columnistas y hasta con los reporteros.

La herencia que tomó Gina Domínguez en sus manos era catastrófica, las exigencias de dinero (a cambio de nada) se le multiplicaron, aplicó recortes en los embutes y resistió los embates de los afectados hasta donde más pudo, con tal de cumplir con el compromiso que contrajo con el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Ahora que ya está al frente de la Coordinación de Comunicación Social Alberto Silva Ramos, un político profesional, caballeroso, que entiende la importancia del trabajo de los medios como el espejo del poder (parafraseando a Don Fernando Gutiérrez Barrios), es necesario que haga un ejercicio de análisis simple: ¿Quién es quién en los medios?, y luego que proceda para que el estado invierta únicamente en lo que le es rentable en términos de publicidad, de promoción de las tareas de un gobierno.

La crisis que se creó en esa área tan sensible de la administración pública estatal, producto de la inercia corrupta de un sexenio igual, se debe terminar de tajo.

 

A mantener la transparencia

Dentro de los cambios que el gobernador Javier Duarte de Ochoa realizó este miércoles y jueves, hay dos que llaman la atención. Se trata de la llegada de Luis Ángel Bravo Contreras a la Procuraduría de Justicia, y de Alberto Silva Ramos a la Coordinación General de Comunicación Social.

El tuxpeño tendrá la misión de mantener el buen andar de la CGCS y, de paso, impulsar, promover en los medios de comunicación políticas públicas diseñadas de tal manera que el único centro de atención de todos los esfuerzos de la administración estatal sean los ciudadanos veracruzanos de los 212 municipios.

La tarea no es para nada sencilla, pero hay la experiencia suficiente para hacer un buen papel.

El caso de Bravo Contreras llama la atención porque su designación significa un reconocimiento a la transparencia que busca seguir manteniendo el mandatario.

Actualmente, no hay veracruzano más apto para hablar de transparencia que el tuxtleco, quien dejó la Presidencia del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI), para asumir este nuevo cargo.

 

20 mil visitantes en Xalapa por los juegos

De acuerdo a la información que viene dando a conocer el Comité Organizador de los XXII Juegos Centro Americanos y del Caribe Veracruz 2014, arribaran a la entidad unos veinte mil visitantes, además de los deportistas, equipos y auxiliares, se espera que la suma sea de al menos nueve mil.

Y la cuestión es ¿quién o cómo? se les recibirá, que asistencia, orientación y atención se les brindara en nuestro querido Manantial.

Los Hoteleros están felices, seguro se encargaran del hospedaje en las mejores formas, los gastronómicos en alimentos de sabor y calidad indiscutible, los transportistas igual, pero… ¿quién o quiénes? los van a pasear, asistir, apoyar, acompañar, atender en su estancia, fuera de los hoteles, restaurantes y canchas deportivas. El Ayuntamiento a la fecha no ha dicho esta boca es mía, si bien debe ofrecer al visitante una ciudad limpia, funcional y bella, que no la tenemos, también puede implementar o desarrollar algún programa de anfitriones.

 

La población civil, los que no somos prestadores de servicios turísticos, ¿podremos hacer algo?

 

Sera, sin duda, benéfica la presencia de miles de visitantes, pero que a su retiro se lleven también una magnífica impresión de la sede y sus habitantes.

 

Eso es lo que nos dice León Ignacio Ruiz Ponce, un xalapeño preocupado por los juegos.

 

Justicia social

 

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 20 de febrero como el Día Mundial de la Justicia Social, con el objetivo de promover actividades concretas para erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.

 

En una sociedad con justicia social, los derechos humanos son respetados y todos sus integrantes cuentan con oportunidades de desarrollo. Dentro de los cinco ejes planteados por el presidente Enrique Peña Nieto para llevar a México hacía su máximo potencial se estableció la meta de lograr un México Incluyente.

 

Un México Incluyente propone enfocar la acción del Estado en garantizar el ejercicio de los derechos sociales y cerrar las brechas de desigualdad social que aún nos dividen. El objetivo es que el país se integre por una sociedad con equidad, cohesión social e igualdad sustantiva.

 

Esto implica hacer efectivo el ejercicio de los derechos sociales de todos los mexicanos, a través del acceso a servicios básicos, agua potable, drenaje, saneamiento, electricidad, seguridad social, educación, alimentación y vivienda digna, como base de un capital humano que les permita desarrollarse plenamente como individuos.

 

Con ese propósito el gobierno de la República ha puesto en marcha un conjunto de programas sociales de nueva generación como son: La Cruzada Nacional contra el Hambre, el Programa de Pensión para Adultos Mayores y el Seguro de Vida para Mujeres Jefas de Familia, programas que se suman a otros ya existentes como Oportunidades y el Seguro Popular.

 

REFLEXIÓN

 

¿Estaremos los periodistas veracruzanos ente el principio del fin de una era de corrupción?, eso esperamos. Escríbanos a mrossete@yahoo.com.mx formatosiete@gmail.com

Comentarios