Un año internacional fructífero

Rosario Green

(Internacionalista)

EL UNIVERSAL

Al acercarse el fin de año parece conveniente hacer una reflexión sobre lo alcanzado en términos de la agenda internacional mexicana.

Lo primero que salta a la vista es el activismo del presidente Peña Nieto. Se le vio encabezar delegaciones que buscaron fortalecer el posicionamiento de México en el mundo: 16 giras internacionales que abarcaron 18 países y que conforman un todo diversificado y multifacético.

Desde aspectos económicos como la APEC, el G8 y el G20, hasta políticos como la constitución de la CELAC y la Cumbre Iberoamericana, y protocolarios como el inicio del Pontificado del Papa Francisco y las exequias de Chávez y Mandela, por mencionar algunos.

Abanderado convencido de la Alianza del Pacífico, hace tan sólo meses acordó con sus homólogos de Chile, Colombia y Perú firmar pronto el instrumento constitutivo que, una vez entrado en vigor eliminará el 92 por ciento de aranceles entre sus miembros y el restante ocho por ciento lo hará a mediano y largo plazos.

Con igual decisión ha puesto en marcha un mecanismo de diálogo y concertación extra regional, MICTA –que con México incorpora a Indonesia, Corea, Turquía y Australia – y cuyo objetivo es potenciar el intercambio de todo tipo entre los cinco.

Para su lanzamiento condujo una importante misión a Turquía, país con el que concretó un Acuerdo de Cooperación Estratégica y de Asociación para iniciar el tejido de lo que más adelante puede ser un ejercicio similar al de la Alianza del Pacífico. Se creó también una Comisión Binacional de Alto Nivel cuyos encargados de la parte económica buscarán las condiciones para negociar un acuerdo de libre comercio entre ambos países.

Por otro lado, el presidente Peña ha buscado un mayor acercamiento a China, reconociendo el peso que tiene ahora y tendrá a futuro. Sus encuentros con su homólogo han permitido conformar una estrategia hacia ese gran país con el que México comparte objetivos similares de desarrollo, inclusión y transparencia, entre otros. En esta estrategia desempeña un papel central la posibilidad de incrementar las inversiones chinas en México y nuestras ventas de petróleo. Es de esperarse que al amparo de la reforma energética, convertida hoy en realidad constitucional, ambos objetivos se logren.

El trabajo internacional del presidente Peña trajo a México a nueve jefes de Estado y de Gobierno, quienes pudieron constatar el esfuerzo de los mexicanos por modernizar al país a través de un importante colectivo de reformas que aunque polémicas se plantearon necesarias y contaron con el apoyo de diferentes fuerzas políticas.

Pero al margen de esa discusión, para quienes tenemos lo internacional siempre en la cabeza, lo logrado en esta materia por el mandatario mexicano y su equipo en el 2013 es altamente satisfactorio.

Comentarios