En Hospital de Boca

En Hospital de Boca

 

 

 

Confirma CEDH que bebé murió por negligencia

Emite Recomendación contra Sesver.

Rafael Meléndez Terán

Xalapa

Tras una serie de investigaciones, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) confirmó que, debido a la negligencia, un doctor en el Hospital General Regional de Boca del Río provocó el no nacimiento de un menor, por lo que emitió una recomendación para la Secretaría de Salud de Veracruz (Sesver).

De acuerdo con al expediente CEDHV/1VG/VER/0281/2017, los derechos humanos a la salud con respecto a la vida y los derechos humanos a la niñez fueron violados por la comisión de la negligencia.

Los hechos ocurrieron en el mes de febrero de 2017, pero casi un año después la CEDH, tras realizar las pesquisas pertinentes, consideró la exigencia de que se determinara la responsabilidad, la entrega de una compensación y que la Comisión Ejecutiva de Víctimas absorbiera los gastos generados a consecuencia de la violación a los derechos humanos sufrida.

En la relatoría se detalla que la madre ingresó al hospital un sábado 11 de febrero de 2017 y durante todo el domingo se le estuvieron realizando chequeos, no obstante, de acuerdo con el ginecólogo (del que CEDH reserva sus generales) no llegaba al punto de dilatación requerido por lo que se le inyectó una sustancia para inducirle el parto, pero éste no le fue practicado.

Al día siguiente, en el cambio de turno, el siguiente médico se vio en la necesidad de romper la fuente, momento en que se percatan que el producto ya se encontraba muerto, debido a la aspiración de meconio.

Por tales sucesos, la CEDH estima como hechos probados que el personal del Hospital no proporcionó oportunamente atención médica al momento de su alumbramiento.

“Esto ocasionó la muerte del hijo no nacido”, se lee en el expediente colgado en el portal de recomendaciones del organismo.

Al respecto, establece que la dilatación cervical no avanzó a la velocidad normal, por lo que a partir de cuatro horas sin ningún avance al respecto estaba indicada la interrupción del embarazo vía abdominal, lo anterior, para no someter al hijo de la peticionaria en riesgo de eventos de hipoxia. La gestante sufrió taquicardia desde su ingreso, así como un registro elevado de temperatura, por lo que dichas alteraciones debieron alertar al médico tratante, pues aún y cuando fueron realizados los exámenes de laboratorio, y éstos arrojaron leucocitosis, esto no fue detectado por el doctor.

“Al estar en presencia de una leucocitosis, el embarazo inmediatamente tuvo que ser catalogado de alto riesgo y con ello practicar las medidas necesarias a fin de salvaguardar la salud de la peticionaria y de su hijo, pues entre sus consecuencias se encontraba la muerte perinatal, asfixia y choque séptico. Los datos del expediente clínico no reflejan que el Dr. haya valorado integralmente a la quejosa; cumpliendo con su obligación médica, permitiendo que el hijo no nacido sufriera eventos de hipoxia, produciendo expulsión de meconio y que éste fuera aspirado por él aún dentro del útero provocándole su fallecimiento”.

La recomendación fue emitida a la Secretaría de Salud y la Dirección General de los Servicios de Salud de Veracruz con la finalidad de que se investiguen los hechos y determine la responsabilidad individual a través del procedimiento administrativo o interdisciplinario por las acciones u omisiones en las que incurrieron los servidores públicos.

Se ordenó que en el supuesto de que la quejosa así lo requiera, la totalidad de los gastos de atención médica que se generen como consecuencia directa de la muerte de su hijo y finalmente que se capacite eficientemente al personal médico del Hospital General Regional de Boca del Río, Veracruz, para garantizar el derecho a la vida y cuidados prenatales de los pacientes.

Comentarios