Nueva Ley Orgánica de la UV requiere ser sobrepeso de Rectoría

Nueva Ley Orgánica de la UV requiere ser sobrepeso de Rectoría

 

 

 

Universidad no debe ser propiedad de minorías: académicos. 

Rafael Meléndez Terán

Xalapa

Una nueva Ley Orgánica de la Universidad Veracruzana (UV) requiere el establecimiento de un nuevo esquema de gobernanza que limite el centralismo, el autoritarismo, el sobrepeso de la autoridad de la Rectoría, el predominio de la administración y la subordinación de los intereses colectivos a las decisiones personalistas de las autoridades.

Es decir, la UV no debe ser propiedad de minorías alejadas de los intereses de las mayorías ni sus deseos deben ser órdenes a cumplir, se expuso en conferencia de prensa encabezada por investigadores y académicos de la casa de estudios.

Aprovecharon para señalar que en la Institución se carece de espacios para el intercambio, la reflexión y la búsqueda de alternativas colectivas frente a las situaciones adversas o contrarias al espíritu de mejora general de la institución.

Tras un análisis de la propuesta de la comisión transitoria para la integración del anteproyecto de Ley Orgánica, se observa que carece de una exposición de motivos suficientes y claros respecto de los factores que determinan la necesidad o conveniencia de llevar adelante un cambio y los beneficios y aportes que dicha acción tiene para el conjunto de universitarios y la propia institución.

Dicha comisión denota un error relevante de orden jurídico y administrativo, pues no da certeza e información suficiente a los interesados para comprender a fondo la naturaleza y alcance de la misma.

De tal manera que resulta indispensable contar con elementos para entender y comprender la propuesta presentada por las autoridades, la cual carece de una comparativa que contextualice la pertinencia de hacer cambios a la ley orgánica, que no destaca qué elementos de la ley aún vigente resultan adecuados para el ejercicio institucional y académico actual, y de qué manera los cambios propuestos en el anteproyecto pueden ser de utilidad para darle un mejor rumbo y pertinencia a las tareas sustantivas y adjetivas de la UV.

Por otra parte, destacaron que la construcción de una ley orgánica debe fundamentarse con una metodología orientada al análisis y reflexión de orden colectivo, que permita la participación de los integrantes de la comunidad universitaria mediante reuniones o foros interdisciplinarios debidamente programados y que favorezcan el diálogo y la construcción de consensos.

En la conferencia de prensa se manifestó que una nueva ley orgánica debe buscar no solo generar un cambio jurídico administrativo en torno a la manera de concebir y dirigir el ejercicio de representación y de poder dentro de la institución, sino también establecer las bases para la construcción de una verdadera democracia que contribuya a fortalecer las funciones sustantivas y adjetivas que dan sentido y orientación de trabajo de los diversos actores que participan de manera cotidiana en su realización y fortalecimiento.

De ahí que es indispensable un mayor reconocimiento y autonomía de la labor de las dependencias destinadas a la rendición de cuentas, la transparencia y el uso pertinente de los recursos universitarios, al mismo tiempo de establecer la presencia de una contraloría social como una figura donde los miembros de la comunidad puedan participar para acompañar el ejercicio de gobierno desde una práctica de independencia, tal como sucede en otras instituciones de educación superior donde dicha figura es coadyuvante en las tareas de responsabilidad en el adecuado y buen manejo de los recursos universitarios.

Comentarios