Antes de cancelar la Reforma Educativa se deben analizar sus bondades

Antes de cancelar la Reforma Educativa se deben analizar sus bondades

 

 

 

Isabel Ortega/AVC

Xalapa

Las políticas públicas en materia educativa que plantea el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, podrían ser una simple simulación, opinó Pedro Flores Crespo, investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro.

En entrevista en el Congreso local, previa a su conferencia magistral “Análisis de la Política Educativa: Un campo de Estudio”, consideró que fue apresurado plantear que se cancela la reforma educativa, como parte de los compromisos de campaña, y se hable de realizar foros públicos para opinar sobre el modelo educativo.

“Creo que las declaraciones apresuradas del presidente electo no abonan a este clima de discusión, el hecho de decir, por un lado, que se cancela la Reforma Educativa, sin especificar qué se cancela, y por el otro lado, impulsar foros públicos para opinar sobre el modelo educativo, manda una mala señal en términos políticos”.

Lo planteado por AMLO confunde, pues de nada sirve que se hable de una consulta, cuando ya se tomó la decisión de revertir la reforma, como una postura político o ideológica, sin analizar las bondades de la propuesta planteada por la actual administración.

Recordó que el electorado votó por una opción política que planteó dejar de lado la simulación, por lo que aun y cuando sean los representantes legales, deben escuchar y debatir con los ciudadanos, en especial al magisterio, pues solo así se va a legitimar la nueva administración.

“Sería un retroceso que se simule una consulta y se tomen decisiones basados en una propuesta ideológica o de campaña sin pensar en el desarrollo educativo”.

El doctor en educación explicó que las plazas magisteriales son públicas y para poder acceder a ellas se debe concursar, pues así lo marca la ley, y no se puede plantear desde el Ejecutivo el incumplir la legislación vigente.

Al referirse a la reaparición de Elba Esther Gordillo y el pacto entre el SNTE y Morena, por el que el sindicato le habría aportado más de cinco millones de votos al presidente electo, reconoció que como en antaño, se impuso un acuerdo corporativo.

“Me parece que es un riesgo ominoso del nuevo gobierno, y como hemos visto a lo largo de la historia los acuerdos corporativos no han dado resultados. Cuando la maestra hizo un pacto con Calderón, no lo lograron, fue un fracaso la alianza por la educación; son disfuncionales los pactos corporativos para gobernar”.

Comentarios