Ciudadanos se apropian de calles

Ciudadanos se apropian de calles

Apartan lugares para estacionar, violando la normatividad

Usan hasta plantas de plátano para ello

Jorge Morales

Xalapa

Árboles de pino y hasta de plátano se han convertido en la nueva modalidad con la que ciudadanos apartan lugares en calles, sin ninguna justificación.

Durante un recorrido realizado por El Heraldo de Xalapa, se constató la creciente “moda” de apartar lugares que tienen xalapeños en los frentes de sus casas.

Cabe destacar que el artículo 87 del Reglamento de Tránsito de Xalapa prohíbe estacionarse en las entradas de vehículos, mientras que el artículo 90 prohíbe a las personas “apartar lugares” con objetos, por lo que los agentes deberán retirarlos.

En tanto, de acuerdo con el artículo 107 del reglamento de Tránsito del Estado, está prohibido “el señalamiento de zonas de estacionamiento para uso exclusivo de carácter particular u oficial” y autoridades deberán retirar los mismos.

No obstante, la ciudad se ha convertido en tierra de nadie. En la calle de José Azueta, entre Manlio Fabio Altamirano y Benito Juárez, por ejemplo, una cocina llamada El comedorcito “aparta su frente” con hasta cuatro maceteros y una estructura de metal. Uno de estos maceteros incluso tiene árbol de plátano.

Metros más adelante un edificio también cuenta con tres estructuras metálicas mediante las cuales realiza el apartado de lugar.

En la calle de Aldama, entre Alfaro e Insurgentes, una casa sin entrada aparta lugar con la mitad de dos tambos y otro más convertido en un macetero en el que se encuentra un árbol de pino seco.

En la misma calle de Insurgentes, entre Aldama y Poeta Jesús Díaz, desde negocios hasta casas particulares realizan el apartado de lugar con anaqueles, estructuras de metal, rocas y llantas.

Sin embargo, Pablo Muñoz, un vecino de Insurgentes, aclaró que la llanta que colocó en la calle está justificada pues tiene dos entradas de vehículos en su casa.

“Yo no aparto lugar, evito que se paren aquí”.

Dijo que desde hace años ha lidiado con las personas que no respetan su entrada y salida de vehículos, desde quienes que van a los negocios, a las oficinas de la CMAS que están próximas, hasta gente de sindicatos y maestras de la oficial B.  

“Incluso, teniendo esta llanta, la gente se para aquí. A otros vecinos les pasa lo mismo, cómo dan guerra las maestras”, añadió.

Dijo que aunque ha pedido el auxilio de la policía y reportado los bloqueos de su entrada al 066, nadie acude en su auxilio, por lo que decidió poner piedras y una llanta. En el resto de los casos de la misma calle se constató que los apartados de espacios no se dan en entradas de vehículos.

 

Pablo Muñoz pidió a las autoridades reparar además un bache heredado por la administración de la exalcaldesa Elízabeth Moales García, que se localiza en la calle y que provoca vibraciones en edificios cuando pasan camiones. 

Comentarios