INAH nunca le dio permiso para mejorar su vivienda

INAH nunca le dio permiso para mejorar su vivienda

 

 

 

 

 

Dueña de casa se salvó, pero perdió todo.

JOSÉ JUAN GARCÍA/AVC

VERACRUZ

Teófila Tehuitli Limón se salvó de morir aplastada por la loza de la vivienda que habitaba en el Centro Histórico de la ciudad de Veracruz, la cual se desplomó minutos después de que salió para dirigirse a su trabajo. La mujer, quien regresó a su hogar después de que vecinos le avisaron telefónicamente de que el techo se desplomó, reconoció que fue un milagro que se encontrase con vida, sin embargo, lamentó que perdió todo su patrimonio. “Sí (es un milagro), pero perdí todas mis cosas”, aseveró la entrevistada, quien aclaró que no cuenta con más familiares que un hermano con el cual piensa hospedarse luego de perder su patrimonio. “Nomás tengo un hermano, es todo lo que tengo en esta vida, un hermano, tendrá que ayudarme, no tengo más que un hermano, no tengo más familia, soy soltera, vivo sola, trabajo para poder subsistir”, expresó. Teófila Tehuitli aseguró que hizo varios intentos con el Instituto Nacional de Antropología e Historia para que se le autorizara rehabilitar la vivienda, que no presentaba aspecto de que se pudiera desplomar, sin embargo, le pusieron varias trabas. En ese sentido, Tehuitli Limón comentó que solo le daba mantenimiento menor a la vivienda, como trabajos de impermeabilización, pero sin mayores intervenciones por la falta de permiso. Incluso, la dueña de la vivienda aseguró que acudió a la Dirección del Centro Histórico en administraciones municipales pasadas para que le autorizaran trabajos en la estructura, pero la negativa fue la misma. “Yo le he dado mantenimiento, pero así, yo he querido darle bien, pero siempre me decían que no, que no se podía, que tenía que hacer yo no sé qué tantas cosas, pero yo les decía ‘es que es mi casa’, yo he ido a ayuntamientos anteriores, ahorita sí no porque tengo que trabajar (…) Siempre impermeabilizo, le daba mantenimiento de lo que se podía, yo quería ver la estructura y nunca me dejaron, siempre el INAH me decía que no, que no se podía”, concluyó.

Comentarios