Migrantes se juegan la vida para trepar en “la Bestia”

Migrantes se juegan la vida para trepar en “la Bestia”

 

 

 

Suben al tren huyendo de las desgracias en sus países.

 

 

Elizabeth Aviña

Coatzacoalcos

 

Decenas de migrantes provenientes de países como Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua continúan saliendo de sus países en busca de más y mejores oportunidades.

 

En las últimas horas, varios de ellos se arremolinaron a orillas de las vías del tren aquí en Coatzacoalcos, en espera de que "la bestia" pasara y así poder abordarla para ir en busca del sueño americano.

 

La escena fue cruda pues entre los viajeros no solo había hombres, sino también mujeres y hasta menores de edad que sin importar el riesgo que implica viajar de esta manera, estaban convencidos que con la llegada del próximo tren podrían llegar hasta donde su fuerza y empuje se los permitiera.

 

Uno de ellos, proveniente de Nicaragua, lamentó que la situación en su país de origen sea tan deprimente y con tintes de persecución por parte del régimen de Daniel Ortega hacía sus mismos pobladores que por eso ellos tienen que huir en busca de mejores oportunidades.

 

“Nos están mandando a matar a los que somos padres de estudiantes, nos mandan a reprimir, a matar a todo el pueblo, a toda la gente que no está con él, nos están corriendo de las empresas porque él está intermediando que nos corran y prácticamente Nicaragua no tiene empresas, están cerrando y por eso emigramos”, añadió un oriundo del país sureño que prefirió el anonimato.

 

Dijo que la población de Nicaragua quiere derrocar a Daniel Ortega y por ello ha habido muchos muertos y ante la desesperación no encuentran otra salida más que huir.

 

Relató que son miles los nicaragüenses que están migrando, sobre todo a países como Costa Rica, Honduras y unos cuantos a México para llegar a Estados Unidos.

 

Informó que en su viaje a México ha encontrado violencia, secuestros y una realidad muy triste, sin embargo, seguirá en su lucha por llegar a Estados Unidos para apoyar a su familia que dejó en Nicaragua.

 

En la espera de las entrevistas con los migrantes que se encuentran en este puerto, el tren llegó y tuvimos que esperar para continuar con la sesión.

 

Ahí, cada joven, señor, mujer y niño que espera ansioso la llega de este vehículo de fierro y metal se olvidó de todo y fijó en su mente su único objetivo: subir a él cueste lo que cueste.

 

Es así como pudimos observar a cada uno de ellos aventarse sin importar nada más al tren, muchos de ellos rebotaron contra el pavimento, otros chocaron entre sí, otros tantos no se atrevieron y prefirieron quedarse a esperar que el valor regresara.

 

Quienes sí se montaron dijeron adiós desde las alturas, los que no, esperan que en la próxima parada su sueños se monten a ese vehículo peligroso que puede llevarlos a resolver su vida y la de sus familias.

 

50 YA HAN SIDO HOPITALIZADOS

 

Por los accidentes que sufren los migrantes cuando caen del tren, el Hospital Regional Valentín Gómez Farías ha dado atención a al menos 50 de ellos en lo que va del 2018.

 

Se trata de viajeros que provienen de países como: El Salvador, Guatemala, Honduras y hasta Nicaragua, confirmó la jefa de trabajo social del nosocomio, Ángela Crisantos Pérez.

 

Añadió que, de las personas atendidas hasta este momento, tres de ellas fallecieron por las graves lesiones que obtuvieron.

 

Los viajeros reciben atención médica tras caer de los vagones del tren y al llegar al hospital presentan lesiones sobre todo en los pies, brazos y otros padecimientos propios de la exposición al sol o a las lluvias y demás inclemencias del tiempo.

 

“Llegan en malas condiciones, sobre todo los que tienen accidentes de caídas del tren, es la misma tendencia que tenemos de hace años, que la atención se la cubre el gobierno”, comentó.

 

Crisantos Pérez mencionó que algunos llegan a ser amputados de alguna parte de su cuerpo pues las lesiones son demasiado severas y solo de esa manera seles podrá salvar la vida.

 

Asimismo, han atendido a migrantes con lesiones por arma punzocortante.

 

Los que llegan a fallecer, son reportados al consulado, para que se encarguen en localizar a sus familiares y hace la entrega del cuerpo en su país de origen.

 

Comentarios