Alma, el nuevo rostro de la Policía

Alma, el nuevo rostro de la Policía

Su belleza y aparente fragilidad contrasta con el carácter y fuerza que imprime cada día para inhibir la delincuencia

Sueña con hacer carrera dentro de la corporación

Manuel Monroy

Veracruz.- A su andar por las calles del puerto de Veracruz, Alma llama la atención de los ciudadanos. Su belleza contrasta con la rudeza de su trabajo. La joven, de 20 años, forma parte de los nuevos elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, encargados de patrullar el centro histórico del municipio.

Su cuerpo delgado no le impide moverse con agilidad pese a los más de 14 kilógramos de equipo que carga durante todo el día. Al igual que sus compañeros varones y de su aparente fragilidad, camina alerta a cualquier eventualidad, siempre cargando su fusil de asalto, casco y chaleco antibalas.

Madre de una niña de tres años, Alma busca dentro de esa corporación salir adelante, acabar sus estudios y en un futuro ser un importante mando en el estado.

Su delicadeza y ojos rasgados color miel contrastan con la adrenalina que recorre su cuerpo, ya que si mayor deseo es ser un elemento operativo, lejos de un escritorio.

¿Cómo te llamas y cuántos años tienes?

Bueno me llamo Alma y tengo 20 años, hoy en día estoy en las filas de la policía y estudié hasta la preparatoria, pero pienso seguir estudiando a la par de lo que hago. Me interesa mucho seguir preparándome.

¿Cuéntanos un poco de ti, quién es Alma, quién es la mujer policía?

Bueno, pues ahorita hace siete meses aproximadamente ingresé a la Academia Estatal de Policía de aquí en Veracruz y con el sueño de ser policía, y pues ahorita que ya estamos saliendo estoy muy feliz y creo que se ha visto el cambio desde que entré a estos días, pues soy otra persona.

¿Cuál fue tu experiencia en la Academia de Policía?

Fueron muchas cosas, para empezar el trato, te forjan carácter, nuestras materias tienen que ver obviamente con mucha práctica, demasiada práctica con armas, con otros equipos especiales y acondicionamiento físico claro está, a lo mejor es algo fuerte, pero te preparas mentalmente para lo que quieres.

¿Es decir, desde niña ya tenías pensado ponerte el uniforme de policía?

No, exactamente de niña no, pero al paso de los años tuve la visión de serlo y creí en su momento que podía hacerlo bien, entonces estaba esperando la edad adecuada para poderme meter y pues hacerlo y aquí estoy, ya con todo esto en el cuerpo, sin miramientos.

¿Cómo es el trato en la Academia de policía, los tratan igual que a los varones o hay ciertos privilegios?

No, por supuesto que no, todas las prácticas se hacen igual, no hay ninguna diferencia, la única que existe es la de los dormitorios que son separados, mujeres aparte y hombres aparte, pero de ahí en fuera todo es igual, las prácticas de tiro, las armas, tenemos que disparar con armas largas, armas cortas, nuestros entrenamientos se hacen sin problemas y todo en orden. Existe un clima de respeto y eso me agrada mucho.

¿La familia qué te dice? ¿Te apoyan o están en desacuerdo?

Mi familia, mis papás no querían porque decían que era peligroso, pero pues me escapé para hacer mis pruebas y cuando les dije que quedé apta, ya lo tuvieron que aceptar. A mi mamá le dije que quería entrar a la policía, pero ella me dijo que no me daría permiso. Entonces hablé con mi hermano y le dije que me ayudara y él me mandó dinero para poder ir a Xalapa a hacer los exámenes  y en esos días mi madre se fue de viaje a la ciudad de México y yo me fui a la capital, pero no le dije nada y mi padre sabía cuando me dijeron que era apta. Mi hermano habló con mi mamá para convencerla y aquí estoy.

¿Tienes una niña, qué dice que su madre sea oficial de la policía?

Así es tengo una niña hermosa de tres años y muy contenta y cuando me ve comenta que quiere ser policía de grande.

¿Dejarás que lo sea?

Considero que sí, debe tener las mismas oportunidades que tuve yo, pero veremos qué pasa, las cosas pueden cambiar en cuestión de minutos, por supuesto que para bien.

Vemos que eres una mujer guapa, carismática y eso llama la atención porque se tiene la idea de los policías rudos, serios ¿Lo consideras un impedimento o un favoritismo?

No para nada, por supuesto que nada que ver. Aquí para ser policía más que nada checan tu trabajo, tus resultados en la academia, tu desempeño y sobre todo aptitudes. Entonces, en ese sentido, ni la belleza ni otras cosas pesan más o dan cierta preferencia, no quiere decir que eso te impida hacer las cosas. Al contrario, pienso que te debes esforzar más para demostrar que no entraste por una cara bonita sino por tus resultados y eso es lo que hay demostrar. Por ejemplo, al principio sí tenía miedo de hablar con la gente o de no saber qué hacer, pero conforme va pasando el tiempo, los días te vas acoplando y los compañeros que ya salieron, es decir de las generaciones pasadas te van ayudando. Cuando frente a una situación hostil, ya sabes cómo hablar, cómo actuar, cómo desenvolverte. En sí no me da miedo, nos hicieron para estar afuera y tarde o temprano podemos perder la vida, pero será haciendo nuestro trabajo. Los compañeros nos ayudan y nos cuidan, pero al mismo tiempo los cuidamos.

Incluso los hombres aceptan bien a la mujer, nos ayudamos y pues andamos igual que ellos, con chalecos antibalas, casco y con el mismo uniforme que andan ellos y ni una queja por parte de las mujeres policías, menos de mí. El equipo pesa 14 kilos y termino cansada, pero conforme con el trabajo del día trato de descansar cuando puedo.

Eres joven, tienes 20 años, ¿Cómo te ves en otros 20 años?

Pues la verdad quiero acabar una carrera, quiero ir escalando y me veo siendo algo más importante aquí en la policía, y para ser sincera me encanta ser parte del operativo, es decir andar en la calle, en el campo ayudando a los demás, seguir acá y pues hasta donde se pueda llegar. Me veo de policía la verdad.

Como policía ¿Cuál es tu perspectiva de la seguridad en Veracruz?

Yo creo que ha aumentado, y creo que está bien, pues había un alto índice delictivo y entonces ahorita ha ido disminuyendo con la seguridad que se está dando y por lo consiguiente pienso que estamos haciendo un buen trabajo, y esperamos que así sigamos, es lo que nos toca y aquí estamos, para dar cambios positivos a los veracruzanos, y lo sé porque la misma gente te dice gracias en la calle.

Finalizada la entrevista, la oficial Alma se levanta de la silla, saluda al mando y se sube a la batea de la patrulla para continuar el recorrido preventivo en la zona conurbada de Veracruz.

Luego de una inmensidad de denuncias y quejas que señalaban de corrupta y participe del crimen organizado a la Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Rio, en diciembre del año 2011, la Secretaría de Seguridad Publica, ya en manos del Gobernador Javier Duarte de Ochoa, inició la depuración total y sin precedentes de todos los elementos que la conformaban dando paso a las nuevas generaciones de policías.

Así, cientos de jóvenes, mujeres y hombres, tuvieron la oportunidad de ingresar a las filas del llamado mando único que les exigía carreras universitarias, perfil psicológico, buena salud, coraje y la valentía.

El Secretario de Seguridad Pública del estado de Veracruz, Arturo Bermúdez Zurita conformó nuevos agrupamientos de apoyo para dar mayor certeza y garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Entre ellos destacan, las secciones de motorizados, caballería, Tajín que se dedica al apoyo en casos de desastre, Policía Vial, PEA, carreteros y Proximidad Social.

En tanto, el delegado de la Policía Estatal en Veracruz y Boca del Rio, Mayor Noé Campuzano Rodríguez mantiene un programa dedicado al acercamiento de sus elementos para con los habitantes de la región. Además de la estrategia de combate a la delincuencia que permanece en la conurbación.

Comentarios