INAH castigará demoliciones de monumentos por sismos

 

 INAH castigará demoliciones de monumentos por sismos

 

 

 

 

Ciudada de México.  Entre el universo de mil 600 inmuebles históricos afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre que se han registrado hasta ahora, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) iniciará acciones legales por daños al patrimonio en los estados de Puebla y Morelos, donde fueron  demolidos dos monumentos catalogados. 

En Puebla, informó Arturo Balandrano, coordinador Nacional de Monumentos Históricos, fue demolida la casa de la primera médico de esa ciudad, María Cuanalo Rojas, "un personaje histórico de gran relevancia"; mientras que en Tetelcingo, Morelos, una excavadora terminó por derribar lo que había quedado de la capilla del pueblo. En ambos casos, señaló el arquitecto, se trata de una acción "ignorante del valor espiritual, cultural e  histórico que tienen estos bienes que forman parte de nuestro acervo patrimonial".

Comentó que en el caso de la capilla de Tetelcingo ya se presentó una denuncia penal ante la PGR en contra de quien resulte responsable. Lo mismo se hará para el caso de Puebla. "La idea es que podamos restituir los dos inmuebles; si no tenemos los elementos para poderlo hacer, sí realizar una acción muy firme para señalar que nuestro patrimonio no debe demolerse y  para que se entienda que sí alguien  hace algo para demoler un monumento, va a sufrir las consecuencias", advirtió el arquitecto el martes, tras la inauguración de la cátedra Eduardo Matos Moctezuma en la Universidad de Harvard, realizada en el Museo Nacional de Antropología. 

El arquitecto comentó que continúan los trabajos de atención del patrimonio dañado por el sismo en varios estados y que la convocatoria que lanzaron el fin de semana para el rescate del patrimonio había recibido hasta ese momento unas 150 personas tan solo en la Ciudad de México. A la convocatoria, dijo, se han sumado desde estudiantes hasta empresas reconocidas como Grupo Carso, Colinas de Buen, así como la Fundación Harp.

Fuente: El Universal 

 

 

Comentarios