La surrealista exhumación de los restos de Salvador Dalí

La surrealista exhumación de los restos de Salvador Dalí

 

 

Ciudad de México. Un equipo médico pasó la noche de este jueves con el cadáver de Salvador Dalí en la cripta de su museo de Figueres (España) para extraer muestras de su ADN y resolver una demanda de paternidad que puede afectar a colecciones artísticas del mundo.

La exhumación de los restos del pintor surrealista se realizó con el objetivo de obtener muestras de los dientes y de huesos largos, que pueden tener material genético no dañado por los líquidos usados en el embalsamamiento del artista tras su muerte, hace 28 años.

Los forenses y la Fundación Gala-Dalí, gestora del museo y del patrimonio del artista, avisaron antes que se trataría de un proceso complicado en el que debería retirarse un lápida de mármol de una tonelada y media sobre que cubre la tumba. Este viernes habrá una conferencia sobre la intervención.

El objetivo de estos exámenes es resolver una demanda de paternidad que los tribunales españoles juzgarán el 18 de septiembre. Pilar Abel  asegura que Dalí tuvo una aventura con su madre, empleada doméstica en casa de una familia amiga del pintor, y que ella nació en 1956  como fruto de esa relación.

Enrique Blánquez, abogado de Pilar Abel, estuvo en el proceso en representación de su cliente. Las medidas de seguridad en torno a la operación eran extremas para evitar que se filtrasen imágenes del cadáver. Las pruebas se practicaron una vez cerrado el museo y toda el área se cubrió con tiendas para evitar fotografías con drones.

Si Abel ganara la demanda, se prevé un terremoto sobre el legado del pintor que podría tener eco en obras repartidas en varias colecciones. "El único resultado inmediato es que mi cliente podría usar el apellido Dalí e inscribirse como hija del pintor en el Registro Civil", dijo Blánquez  a EL UNIVERSAL.

Pero inmediatamente se abriría la puerta a una segunda demanda, en la que Pilar Abel podría reclamar una parte de la herencia del artista, cuyo valor es incalculable, pues tan sólo los derechos de autor y de explotación podrían rondar los 300 millones de euros. Dalí cedió todo su patrimonio al Estado español, que lo maneja mediante la Fundación Gala-Dalí.

"A Pilar le correspondería la herencia legítima, que en Cataluña (comunidad autónoma a la que pertenece Figueres) es de 25% del total de los bienes", explica Blánquez, "No sabemos aún qué pasos tomaremos si se reconoce la filiación. Es decisión de mi clienta".

El abogado también aseguró que "jurídicamente está claro que los tribunales le darían la razón" a Abel en esa segunda demanda, y que la dificultad del proceso estaría en hacer una evaluación económica del patrimonio de Dalí. "Pero también podría alcanzarse un acuerdo con el estado", aventuró.

Fuente: El Universal 

 

Comentarios