Frida recibe desde ayer visitas en Italia

 

Frida se muestra en este cuadro con una imagen de Diego en la frente y ataviada con el vestido tradicional de Tehuana, una prenda admirada por su marido, a quien ella quería así atraer ante sus constantes infidelidades.

Inmediatamente después aparece el Autorretrato con vestido de terciopelo, el primer retrato que pintó la mexicana, en 1926, uno de los más señalados, debido a su novedad, por las cerca de 500 personas que han disfrutado del primer pase de la muestra.

Pero sin duda, la pieza más celebrada de todas e icono de la exposición es elAutorretrato con collar de espinas y colibrí, firmado en 1940 y situado en un lugar destacado en el centro de la sala.

Esta obra, según pueden leer los visitantes, es un lamento por su divorcio de Diego y un gesto de búsqueda de la suerte en el amor, a través de la representación de un colibrí muerto colgando de su cuello, unos pájaros que según la tradición mexicana sirven para atraer el amor.

El itinerario se complementa, además de con distintas pinturas, con la proyección de imágenes en video de Frida Kahlo, así como con la presencia de algunos diseños como el famoso “corsé de yeso”, modelado en los últimos años de su vida sobre su cuerpo enfermo.

Al acto inaugural de la muestra asistieron el presidente del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa; el alcalde de Roma, Ignazio Marino; la asesora de Cultura, Creatividad y Promoción Artística de Roma Capital, Flavia Barca, y el embajador de México en ​Italia, Miguel Ruiz-Cabañas.

París recibió en 2013 una exhibición que reunió el trabajo de Frida Kahlo y de Diego Rivera para mostrar la fecunda relación, no sólo amorosa sino creativa, que entablaron estos dos artistas. Fue una exposición que causó gran interés y convocó a 310 mil personas.

 

 

Comentarios